Dicen que “entre cielo y Twitter no hay nada oculto” y hoy por hoy esta afirmación cobra total sentido. Las redes sociales se han configurado como la plataforma de comunicación directa por excelencia, la comunicación directa con personas, empresas, políticos, artistas nos ha abierto la posibilidad a una red de interacciones dinámicas y en tiempo real.

Cada red social califica como una agencia de marketing personalizada en la que cada individuo se promociona como quiere, a través de sus posts y sus likes, cada uno publica, se expresa y genera opinión. Y es que muchas cosas han cambiado: Los currículums de antes son los perfiles de Linkedin de ahora, los halagos ahora son los “likes” y los sentimientos se expresan a través de “emojis” y avatares. Las redes son capitales importantes para la sociedad y conforman nuevas vías de socialización según las cuales “si no estás inmerso, no existes”.

Federico Fernández Diez manifiesta que: “Participar activamente en el proceso de comunicación conlleva la necesidad de desarrollar un verdadero proceso de alfabetización en el lenguaje de las redes sociales”; por cuanto las redes sociales vienen a complementar nuestra capacidad de interacción con la gente que nos interesa, que nos importa; y más allá, en sociedades donde la credibilidad de los líderes de opinión se tambalea, las redes sociales han emergido como alternativas de información.

Hoy en día los medios de comunicación libran la batalla por enganchar a través de las redes sociales a una audiencia sobresaturada de información... ¿Pero de qué tipo? En un entorno con periodistas de oficio por todas partes, hoy en día la comunidad aprecia los contenidos de valor y eso significa información pertinente y veraz. Allí es donde está la oportunidad de los medios de comunicación de aumentar sus usuarios fieles.

En un mundo en el que el porcentaje de conexión diaria a Facebook supera el 70% y 85% de los usuarios de internet confían en Twitter y Facebook para chequear las noticias en la mañana, la eficiencia de la estrategia en redes es más que necesaria para fomentar la confianza y el engagement. La audiencia quiere ver “gatitos” pero también coberturas en vivo a través de Facebook, noticias “reales” y de última hora en Twitter, fotografías interesantes y de impacto. Los medios nos pueden descuidar la oportunidad que tienen en sus manos; y en una época en la que los políticos se comunican directamente con la gente, es necesario despertar, y rápido..

27 may 2017 / 04:30